Tradición oral

El plan


 

Cada experiencia de recolección de tradición oral (entrevista) es única e irrepetible. Esto es parte del encanto del trabajo de campo. Sin embargo, y si bien el antiguo adagio reza que "la mejor forma de aprender a hacer algo es haciéndolo", hay cosas que pueden –y deben– planificarse detenidamente.

La obtención de este tipo de materiales sonoros debe responder a un proyecto sólidamente pre-diseñado. En principio, deben establecerse claramente las temáticas de interés y los problemas a los que se quiere dar respuesta. Ejemplos de temáticas concretas pueden ser historia de la inmigración, culturas indígenas o gastronomía campesina. Dentro de estas áreas (ciertamente generales y amplias) deben delimitarse sub-campos, y, dentro de los mismos, problemas a los que dar respuesta.

[N.d.A.: Los ejemplos provistos pertenecen al ámbito de Argentina, país en el que el autor desarrolló originalmente su actividad y en donde compiló esta información].

  • Área de interés: Historia de la inmigración (temática general).
  • Sub-campo: Historia de los inmigrantes italianos llegados a la provincia de Buenos Aires entre 1870 y 1920 (las temáticas suelen estrecharse y concretarse agregando características, periodos históricos y marcos geográficos, es decir, datos que respondan a las preguntas "¿quién?", "¿dónde?", "¿cómo?" y "¿cuándo?").
  • Problema: Ausencia de registros históricos sobre el desarrollo de la ciudad de Pergamino (BA, Argentina) (el proyecto debe responder a una pregunta concreta, a una ausencia detectada dentro del sub-campo elegido, a una situación de vacío que puede llenarse a través del trabajo de recolección oral).

Mientras se lleva a cabo esta definición de áreas y problemas, es recomendable realizar un amplio relevamiento bibliográfico sobre la temática de interés, generando un estado actual de la cuestión, base de todo proyecto. ¿Qué trabajo se ha realizado ya en nuestra área de investigación? ¿Qué se ha averiguado, qué se ha dicho? De esta forma, se dispondrá de información clave para decidir hacia donde orientar el trabajo, y se sabrá qué espacios vacíos existen realmente dentro de ese campo. Esto permite sustentar la importancia y la utilidad del proyecto, y evitar la duplicación de esfuerzos (aunque puede recogerse lo conocido nuevamente para examinarlo desde otro ángulo, o para estudiar su variación a lo largo del tiempo).

A partir de este punto, deben especificarse claramente los objetivos de la recolección, es decir, aquello que se pretende al recoger testimonios. ¿Qué se desea aprender de las personas que se quiere entrevistar? ¿Qué se quiere completar cuando este proyecto se termine? ¿Un informe? ¿Una exposición? ¿Un programa escolar?

  • Quiero saber las leyendas que el pueblo cuenta, para escribir un libro y que la comunidad pueda leerlas aún después de que los ancianos que las conocen se hayan marchado.
  • Quiero saber la historia de los inmigrantes de la región, la de los habitantes nativos y la del nacimiento de la comunidad de boca de los propios actores sociales, para que los detalles mínimos que originaron la localidad no se desvanezcan con el paso del tiempo.
  • Quiero saber cómo se construyen canoas y realizar un informe en vídeo para que se pueda usar como proyecto de trabajo con jóvenes.
  • Quiero saber los juegos locales para escribir un informe y que se enseñen en las escuelas. Así, los niños usarían la lengua asociada a ellos y conocerían actividades tradicionales.

Casos concretos pueden buscar recolectar poesía, adivinanzas, leyendas sobre elementos naturales, recetas de repostería, refranes, técnicas de construcción de instrumentos musicales, medicina con vegetales, cuentos sobre el origen del mundo, recuerdos sobre acontecimientos históricos concretos, cantos y coplas interpretadas en una festividad determinada u opiniones sobre la vida desde el punto de vista de una sub-cultura o tribu urbana. Los objetivos deben buscar una respuesta al problema planteado al inicio del proyecto.

Establecidos estos puntos básicos, puede elaborarse el plan de trabajo, una estructura esquemática en la cual consten todos los pasos a dar durante el proyecto. En él se incluirán la investigación inicial, la elaboración de preguntas, la selección de traductores e intérpretes, la búsqueda y elección de entrevistados potenciales, los encuentros, las entrevistas, el procesamiento de la información obtenida y los reportes finales. Si bien el proyecto total persigue el logro de unos objetivos determinados, se debe plantear, para cada paso a dar, unas metas.

  • Etapa 1. Investigación inicial
  • Meta: Obtener información básica acerca de la región en la cual se desarrollará el proyecto.

A partir del plan de trabajo pueden generarse un cronograma (esquema similar, que incluye además la duración de cada etapa y/o fechas) y el presupuesto (estimación básica de los fondos necesarios para desarrollar cada paso del proyecto). Esta instancia es extremadamente importante a la hora de solicitar financiación para el trabajo. El plan permite organizar correctamente los pasos a dar (de acuerdo a los objetivos), la duración de cada uno y los elementos necesarios para el logro de las metas propuestas en cada etapa.

  • Etapa 1. Investigación inicial
  • C/P: Un mes (abril 2007) - Presupuesto estimado: $ 100.- (fotocopias, consultas en línea, descargas digitales).
  • Meta: Obtener información básica acerca de la región en la cual se desarrollará el proyecto.

El presupuesto deberá incluir:

  • Sueldos: otros entrevistadores, honorarios, intérprete(s), de-grabador(es), fotógrafo, dibujantes, cartógrafos, etc.
  • Transporte: guía, medio de transporte, gastos extras de equipo (contar todos los desplazamientos y posibles accidentes, no solo los movimientos ocasionados por las entrevistas).
  • Equipo: grabadora, micrófonos, parlantes, auriculares, pilas, baterías, cassettes, memorias USB, tarjetas de memoria, CDs/DVDs vírgenes, cámara fotográfica o de vídeo, películas, flash, insumos de escritorio, facturas y recibos, cuadernos, mapas, procesamiento de fotos, equipo de camping, etc.
  • Alojamiento y comida.
  • Reportes: impresión, fotocopias, envío, etc.

A fin de elaborar un reporte completo del destino recibido por los fondos, debe llevarse un minucioso inventario de los gastos realizados. Las entidades que financian proyectos normalmente solicitan tales informes al finalizar el trabajo.

El éxito de los resultados obtenidos mediante la realización del proyecto depende, en gran parte, de la precisión y la corrección con que se lleve a cabo tal proceso de planificación.

 


(c) Edgardo Civallero. Material distribuido a través de una licencia Creative Commons by-nc-nd, y sujeto a las convenciones habituales de cita de fuentes documentales.