Recuerdos, ideas, recetas, historias, vacilaciones, pérdidas, trayectos, encuentros... Miles y miles de relatos exiguos atesorados en puñados de palabras, voces y sonidos que mantienen viva día tras día la memoria. Para que no caiga. Para que no sea olvidada.
tradición oraltradición oral

Este texto es parte de un trabajo académico. Como tal, su uso está sujeto a las convenciones habituales de cita de fuentes documentales, y regulado por una licencia Creative Commons que hace hincapié en el reconocimiento de su autoría. Ver aquí las recomendaciones sobre uso y forma de cita.

La vigencia de la tradición oral puede deberse a su carácter popular e igualitario, que no precisa de una educación o formación previa para su expresión. En efecto, este sistema no establece diferencias ni brechas: basta manejar un nivel básico de la lengua propia, para ingresar al universo de lo hablado, para contar y compartir saberes y experiencias en ámbitos públicos y privados.

Definitivamente, un alto porcentaje del saber y la información humana se mueve a través de canales orales.

En las comunidades tradicionales (campesinas, rurales, indígenas o minoritarias), la oralidad oficia como sustituto de la escritura. Se conservan, de esta forma, los detalles de la vida cotidiana, las tradiciones y las costumbres, así como el relato minucioso y detallado de historias mínimas, teselas ínfimas e innumerables de un enorme mosaico (NEHO, 2003). Aunque lentamente transformados -y adaptados a las nuevas realidades-, los relatos perpetúan cosmovisiones de siglos, leyendas que explican el origen de cada elemento natural y el significado de cada símbolo mágico, curas para todo tipo de males del cuerpo y del alma, recetas que aprovechan lo mejor de los productos locales, y soluciones para infinitos problemas y quehaceres diarios. Transmiten asimismo cantares, dichos y proverbios que reflejan el espíritu del pueblo, su sabiduría, su idiosincracia y su modo de comprender el mundo y de actuar en él.

Cuando se habla de sociedades orales, no se pretende establecer que su vida cotidiana esté marcada por el intercambio merced a la palabra, pues todas las sociedades funcionan de tal suerte. Ellas lo son por el hecho de que la comunicación oral está inscrita en su ser profundo, su memoria, sus saberes, sus conductas y sus historias (Ndiaye, 1999). En el seno de tales sociedades, la tradición oral asegura su propia reproducción en una doble dirección: vertical y horizontal. Vertical, en el sentido pasado-presente; horizontal, entre los miembros del grupo, de igual a igual. Esta última se produce gracias a la estructuración que asume toda sociedad, especialmente en su dimensión política y a través de los espacios de cuadros de vida.

En las sociedades urbanas, la transmisión oral mantiene vivos recuerdos familiares y grupales jamás anotados, historias de inmigración y emigración, puntos de vista particulares sobre grandes acontecimientos nacionales, tradiciones, juegos, cuentos y artesanías que sólo se transmiten de boca en boca. Asimismo, a través de este medio se conservan y difunden ideas, culturas alternativas, discursos opuestos al oficial, pensamientos disidentes y el testimonio -único e irrepetible- de los participantes en procesos socio-políticos históricos.

Todas estas opiniones y relatos alternativos son los que completan y equilibran la narración y la imagen “oficial” que de sí mismos dan un pueblo, una cultura o un país, y son los que permiten la existencia de pluralidad, de infinitas perspectivas y puntos de vista y de una increíble e invaluable diversidad, tantas veces olvidada en favor de culturas, ideologías y discursos dominantes que pretenden -con mayor o menor éxito- homogeneizar la realidad.

Tales testimonios orales son parte de la memoria humana. Y si la biblioteca y el archivo pretenden ser gestores de esa memoria, deben incluir estas frágiles expresiones, de una vez por todas, entre sus colecciones y fondos.


Bibliografía citada
  1. NEHO (Núcleo de Estudos em Historia Oral). Presentación. Disponible en http://www.fflch.usp.br/dh/neho/apresentacao_esp.htm.
  2. Ndiaye, A. R. (1999). "La Tradition Orale: de la collecte à la numerisation". En 65th IFLA Council and General Conference (Bangkok, Tailandia). Disponible en http://archive.ifla.org/IV/ifla65/65rn-f.htm.
Civallero & PlazaBitácora de un músicoBitácora de un escritorBitácora de un bibliotecarioBitácora de un ilustrador